googled2dc2f18c65ac7ec.html 444 GB

sábado, 28 de mayo de 2016

NOCHE REAL.  .  .  . 2
Una bobada con apariencias.

Porque no evita ni uno solo de los tópicos habituales de estas comedias-cuento-de-hadas.
Buen attrezzo y decorados como casi siempre en el cine ingles, la historia es tan simple, boba y previsible que acaba aburriendo...salvo que sea usted una florista de Chelsea o similar.
Si la protagonista se hubiera casado con el piloto, probablemente hubiera sido mas feliz y habría educado mejor a su prole...pero eso es historia ficción claro.

4 comentarios:

Luis S. dijo...

Hombre, no hay nada como ser piloto para educar bien a los tuyos... Y profesor de inglés, ¡aún mejor!

Un abrazo.

jose garcia-berdoy cerezo dijo...

por supuesto

Marañón dijo...

O un florista

Anónimo dijo...

Un florista?